Este sitio utiliza cookies técnicas, analíticas y de terceros.
Al continuar navegando, acepta el uso de cookies.

Ferrero presenta su informe de sostenibilidad en Ecuador

01356d685690566f6d3344cf7929e47d

El pasado 10 de octubre, la Embajadora de Italia en Quito Caterina Bertolini recibió en la Residencia a un selecto grupo de empresarios ecuatorianos para la presentación del Informe de Responsabilidad y Sostenibilidad del Grupo Ferrero, representados para la ocasión por David Espinosa, Gerente Regional, Esteban Dávila, Director de Relaciones Institucionales de la Región Andina y Fabio Giangualano, Director de la planta en Ecuador.

El evento fue organizado en conjunto con Federexport (Federación Ecuatoriana de Exportadores) con la presencia de su Presidente, Felipe Ribadeneira. En esta ocasión también se compartieron los resultados de la sucursal de Ferrero en Ecuador, la inversión italiana más importante en el país andino que se remonta a 1975.

Como recordó la Embajadora Bertolini: “La iniciativa forma parte de las actividades de diplomacia económica del gobierno italiano encaminadas a apoyar a las empresas en el exterior a través de representaciones diplomáticas, con el objetivo de fortalecer los vínculos económicos y las oportunidades que ofrece el tratado comercial entre Ecuador y la Unión Europea”. También resaltó, en su saludo inicial, la celebración simultánea en Roma, en el MAECI, de la Conferencia Italia-América Latina y el Caribe, precedida de una reunión a favor de las inversiones latinoamericanas en Italia, en la que participa una delegación ecuatoriana de muy Nivel de emprendedores de alto nivel.

Ferrero Ecuador exporta gran parte de su producción a los países vecinos como Brasil, Chile y Argentina y genera unos 500 puestos empleos, con altos estándares en términos de beneficios para el personal y actividades de capacitación. En todos estos años, señalaron los representantes de la empresa que siempre ha mantenido excelentes relaciones con las autoridades, a pesar de los diferentes gobiernos y orientaciones políticas que se han sucedido en el país y los cambios de actitud hacia las inversiones extranjeras.

Esto también fue posible gracias a la capacidad de ser una empresa, aunque sea extranjera, arraigada en la comunidad e impulsora del desarrollo, exportadora de productos ecuatorianos y siempre preocupada por potenciarlos.